Old House Fire

Para la versión en Inglés, por favor haga clic aquí.

En esta página

  1. Introducción
  2. Niños
  3. Adultos mayores
  4. Mascotas
  5. Recursos adicionales

Introducción

La prevención de incendios y preparación es crucial para disminuir el número de accidentes y muertes por este desastre. En 2012, ocurrieron 2,855 muertes y hubo 16,500 heridos en todo Estados Unidos relacionados con incendios.[1] Para estar preparados y combatirlos, la gente debe saber cómo actuar y los pasos que debe seguir en el caso de que un incendio ocurra. De acuerdo a la FEMA[2] aquellos que son más vulnerables a los incendios son los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 54 años. Las mascotas también son vulnerables y pueden sufrir heridas en el caso de incendios, especialmente si no se toman las medidas adecuadas para protegerlos.

Para ayudar a los propietarios y los bomberos a disminuir los riesgos por incendio, hemos creado una guía enfocada a las acciones que se pueden tomar para proteger de los incendios a los niños, adultos mayores y mascotas. Enfocándonos en la prevención, preparación y recuperación en el caso de que un incendio ocurra. Se incluyó una sección para cada grupo, así los lectores podrán saber cómo prevenir incendios en casa, cómo prepararse en el caso de que un incendio comience y qué deben hacer después de que el incendio haya cesado. Es muy importante que los lectores hablen con los bomberos de tu localidad si tienen preguntas adicionales sobre los incendios y cómo proteger a los miembros de su familia (incluyendo a los peludos) de ellos.

Volver al comienzo

Niños

Prevención

Cuando se trata de enseñar a los niños sobre la prevención de incendios gran parte de la responsabilidad recae en el ejemplo que los padres y maestros les den. Los padres deben asegurarse de que es imposible que los niños puedan comenzar un incendio de manera accidental. Algunas de las causas posibles pueden ser cables y/o enchufes flojos o pelados, extensiones sobrecargadas, focos o bombillas con un wattage (voltaje) incorrecto, o interruptores cuyos circuitos estén viejos.[3] No se necesita más que un niño toque o golpee uno de estos, aunque sea una vez, para que salte una chispa y se comience un incendio, así que en necesario revisar las conexiones o contratar a un electricista para asegurarse de que estas cosas no ocurran. También, puede enseñarles a los niños desde pequeños que no deben manejar electrodomésticos, calentadores o cualquier tipo de objeto que pueda iniciar un incendio. Si tiene amigos que fuman o usan encendedores (mecheros), cerillos o cualquier objeto para hacer fuego; pídales que los usen fuera de la casa y que los mantengan alejados del alcance de los niños.[4]

Otro paso es enseñarles a los niños la importancia de la prevención de incendios a través de planeación y simulacros. Ready.gov/es tiene recursos muy útiles para que padres y educadores les enseñen a los niños sobre seguridad y prevención de incendios usando juegos y datos entretenidos.[5] Sparky the Fire Dog es otro recurso popular entre los maestros para enseñar a los niños sobre la seguridad y prevención de incendios, es un sitio que incluye actividades, caricaturas e, incluso, aplicaciones para que los niños se diviertan mientras aprenden.[6] Muchos otros recursos como Fire Safe Kids, Operation Lifesaver, Club Fire Facts, Smokey the Bear, pueden ser usados por maestros y padres para ayudar a los niños a entender por qué es importante que se mantengan alejados de los incendios y qué hacer para evitar provocar uno en la casa o en la escuela.[7]

Preparación

Uno de los primeros pasos para preparar a los niños para un incendio es hacer un plan. Con las posibilidades de un incendio en casa, los padres necesitan realizar un plan de escape con sus hijos para que ellos sepan qué hacer en caso de que sea necesario. Los padres deben asegurarse de:

  1. Que existan varias rutas de escape.
  2. Que exista un lugar de reunión afuera (un árbol, una lámpara, la reja de un vecino, un arbusto cruzando la calle, etc.).
  3. Que los niños sepan que no deben esconderse cuando la alarma se dispara sino a proceder con el plan de escape (es muy útil que los padres los familiaricen con el sonido de la alarma disparándola a propósito en algunas ocasiones).
  4. Enseñarle a los niños a sentir si la perilla de la puerta está caliente y cómo buscar una salida alterna.
  5. Que los niños sepan que no deben regresar al edificio en llamas por ninguna razón.[8]

Al practicar esta ruta de escape, asegúrese de hacerlo como si fuera real. Los padres deben disparar la alarma como si hubiera un incendio. Deben tocar las perillas y gatear en lugar de caminar, como si fuera un incendio. Esto ayuda a los niños a crear el hábito de lo que tienen que hacer en caso de un incendio real, lo que ayuda a actuar más rápido. Los padres pueden incluso dibujar el plan de escape y pegarlo en el refrigerador si ayuda a los niños a recordarlo. [9]

Los otros dos pasos muy importantes para estar prevenidos en caso de un incendio son detenerse, tirarse y rodar; y llamar al 9-1-1 en caso necesario. Los niños deben saber detenerse, tirarse y rodar en el suelo cuando su ropa o algo en su cuerpo está incendiado. Los padres y los maestros deben mostrar esta técnica a los niños y hacer que los niños la practiquen. Los niños también deben saber llamar al 9-1-1 cuando identifiquen un incendio, ya sea en su casa o en la de algún vecino. Debe convertirse en una respuesta automática a una emergencia (incluso cuando no se trate de un incendio).[10] Visitar una estación de bomberos local es otra buena opción para que los niños aprendan más sobre incendios y obtengan de parte de los profesionales respuestas a las preguntas que puedan tener.

Recuperación

Después de que un incendio haya sucedido, es importante para los padres y maestros ayudar a los niños a recuperarse de la experiencia. Los niños reaccionan diferente a los incendios, desde ansiedad hasta pesadillas y  desordenes en el sueño. Los padres deben manejar la crisis apropiadamente para que los niños sepan que es algo que sucede y sepan manejarlo de una manera positiva, en lugar de tener miedo tiempo después del suceso.[11] Las señales en los niños a las que los padres deben estar al pendiente después de un incendio son:

  • El aumento de ansiedad por sus seres queridos
  • Ansiedad en torno a los incendios
  • Ansiedad de separación
  • Irritación y rabietas
  • Retracción
  • Dolores de cabeza y estómago
  • Notas escolares bajas
  • Tristeza y depresión[12]

La clave en estas situaciones es hablar con los niños para que puedan superar el miedo y la ansiedad que sienten después del incendio. Si tiene que encontrar una nueva casa después de un incendio, no deje a los niños con amigos o familiares. Trata de mantenerlos con usted o su otro padre el mayor tiempo posible, ya que ayuda a disminuir su ansiedad. Asegúrese de explicar al niño cómo se están solucionando las cosas para tratar de hacer que hable y saquen sus miedos.[13]

Las reacciones de los niños pueden variar según la edad que tengan, por lo que es importante tomar medidas en función de eso. Por ejemplo, los niños pequeños reaccionan de manera diferente a los adolescentes. Su capacidad, o falta de ella, de expresar sus reacciones después de un incendio determina cómo ayudarles a superar el trauma.[14] Independientemente de su edad, los padres deben restaurar la sensación de seguridad a través del contacto físico y restablecer las rutinas diarias restaurando el estado de normalidad tan pronto como sea posible, para que los niños se sientan seguros de nuevo en su ambiente.[15]

Volver al comienzo

Adultos Mayores

Prevención

Los adultos mayores de más 54 tienen un mayor riesgo de lesión y muerte por incendios por una variedad de razones, incluyendo el tiempo de reacción más lento, la medicación y la posibilidad de que vivan solos y no puedan recibir ayuda.[16] Por ello, deben tomar muchas medidas para protegerse en caso de un incendio y evitar que suceda.

Algunas cosas que los adultos mayores pueden hacer para prevenir los incendios en sus hogares son:

  • Instalar una alarma de humo en el hogar y mantenerla en buen estado.
  • Usar mangas y camisetas ajustadas al cocinar.
  • No sobrecargar las fuentes eléctricas.[17]
  • No dejar ollas calientes desatendidas.
  • Poner tapas sobre las ollas de cocina cuando no estén en uso.
  • No fumar cerca de tanques de oxígeno o en la cama.
  • Planear una ruta de escape de su casa o apartamento.[18]

Si un adulto mayor vive solo, debe hablar con sus vecinos acerca de sus planes de escape de incendios, para que los vecinos puedan ayudarlo en caso de que no pueda salir. También es una buena idea para los adultos mayores vivir en la planta baja o cerca de una salida del edificio para que puedan salir más fácilmente. Asegúrese de tener también a los proveedores de emergencia en su registro para necesidades especiales, si lo tienen.[19]

Preparación

En caso de incendio, las personas mayores deben tener varias cosas preparadas para que éste no los agarre desprevenidos. Deben tener un teléfono o un dispositivo TTY / TDD al lado de su cama en una mesilla de noche, a su alcance para pedir ayuda. Gafas, llaves y aparatos para escuchar en caso de necesitarlos, también, deben estar en la mesa de noche para facilitar el acceso a ellos. Si huelen a humo y necesitan acceder a la cocina o a la sala, una lámpara o interruptor de la luz deben estar al alcance para evitar tropiezos o caídas. Asegúrese de mantener las escaleras y los pasillos libres para poder salir rápidamente y evitar quedar atrapado en caso de incendio.[20]

Para prepararse para un incendio o cualquier otro desastre, debe tener una lista de familiares o médicos cerca del teléfono o en el refrigerador para contactarlos. Cualquier tipo de equipo especial que utilice también debe ser fácilmente accesible para usted y el personal de emergencia que vaya por usted. Cualquier persona que le ayude, como enfermeras, familiares o vecinos, debe saber cómo encontrar y utilizar estos artículos en caso necesario.[21] También es una buena idea practicar el plan de escape varias veces y saber más de una ruta de escape en caso de que la primera esté bloqueada por cualquier motivo.

Recuperación

Después de un evento traumático como un incendio en su casa, los adultos mayores suelen tomar más tiempo para recuperarse y volver a la normalidad. Algunos de los signos más comunes en los adultos mayores después de un incendio son:

  • Confusión
  • Desorientación
  • Miedo a ser colocado en una instalación de cuidado de ancianos
  • Aislamiento
  • Apatía
  • Ira
  • Duelo[22]

Es importante para ellos tener una red de apoyo fuerte de familiares, vecinos, amigos o clubes locales y organizaciones. De no ser así, a menudo las personas mayores comenzarán a disminuir en su salud y estabilidad mental, lo que podría conducir a la hospitalización u otros problemas importantes a largo plazo. Los familiares y amigos deben ayudarles a regresar a sus rutinas normales y estar ahí para hablar de la experiencia. Mientras más traten el trauma, más fácil será volver a la normalidad.

Volver al comienzo

Mascotas

Prevención

¿Sabía que casi 1.000 incendios en el hogar son causados accidentalmente por las mascotas? Los propietarios de viviendas no siempre piensan en los elementos inflamables que dejan al alcance y que las mascotas tiran accidentalmente, provocando un incendio. Para evitar este problema en su casa, tome estas medidas preventivas con sus mascotas:

  1. Apagar fogatas o fuegos al exterior.
  2. Quite o cubra las perillas de la estufa.
  3. Compre velas no flamables.
  4. Enjaule a las mascotas pequeñas al salir de casa por trabajo o por un deber (no olvide de proporcionarles todas las comodidades necesarias en dicha jaula).[23]
  5. Instale detectores de humo supervisados.
  6. Anote el número de los bomberos y péguelo al collar del animal.
  7. Asegure cables, cuerdas, y tomas de corriente.[24]

Recuerde, las mascotas son criaturas curiosas que les gusta investigar todo lo que huelen o se ve interesante. Así que evite que inicien uno por accidente. Los animales no tienen manos para apagar un incendio por su cuenta o los conocimientos necesarios para llamar al 9-1-1. Si están solas en casa y un fuego comienza, dependerán de un detector de humo y los bomberos para ser rescatadas.

Preparación

Es más difícil preparar a una mascota para un fuego en comparación con los adultos mayores o niños. De acuerdo con el Ann Arbor News, la mejor manera de preparar una mascota es incluirlos en el plan de escape. Eso significa tener una correa o portador cerca de la puerta para transportar fácilmente la mascota con el resto de la familia durante la emergencia. Esto hace que sea más fácil controlar un gato o perro en lugar de tratar de andar tras de ellos. Un perro también puede ser entrenado para entender la importancia de la alarma de humo mediante el simulacro y hacer el plan de escape con el animal. Como un niño, esto pone al perro en el hábito de la comprensión y la asociación de la alarma de humo mediante la rutina.

Otra forma importante de integrar al animal con el plan de escape de incendios involucra al niño o los niños. Regularmente los animales duermen cerca de ellos, por lo que será más fácil encontrar al gato o perro cerca del niño en lugar de buscarlos por toda la casa. En estos casos, los propietarios deben considerar la posibilidad de una jaula o correa cerca del niño en lugar de cerca de la puerta principal. Si el niño tiene la edad suficiente, se le puede dar la responsabilidad de la correa del perro o poner el gato en la bolsa para salir.

Otras opciones a considerar para preparar a un animal para salidas de emergencia son:

  • Puertas para perros
  • Corrales para perros al aire libre
  • Cajas knox
  • Máscara de oxígeno para mascotas
  • Transportador cerca de la puerta delantera[25]

Recuperación

Los animales suelen reaccionar ante un incendio o cualquier otro tipo de desastre con miedo y pueden quedar traumatizados por un tiempo. Sus reacciones van desde morder y arañar a las personas o muebles, a orinar y defecar en el suelo.[26] En tales casos, los propietarios tienen que estar atentos, mantener la calma y darles amor para que entiendan que todo está bien. Las mascotas no deben volver de nuevo en una casa hasta que hayan sido reparados todos los daños ocasionados por el humo y el fuego.

El apoyo principal para ayudar a las mascotas a recuperarse de los incendios devolverlos a la rutina. Dejarlos jugar con sus juguetes favoritos, regresarlos a la dieta habitual de alimentos y agua; las mascotas eventualmente se calmarán y volverán a la normalidad. Si todavía tiene dudas acerca de su salud mental, siempre puede llevarlos a un veterinario o un etólogo para ver si necesitan medicamentos o terapia para calmarse.

Volver al comienzo

Recursos adicionales

  1. FEMA
  2. FEMA estadísticas de incendios en Estados Unidos
  3. Seguridad para niños contra incendios
  4. Prevención de lesiones infantiles por incendios
  5. gov seguridad contra incendios para los niños
  6. Sparky el perro de fuego (página principal en inglés, con opción para descargar actividades en español)
  7. Recursos de seguridad contra incendios para niños de Minneapolis
  8. Consejos de preparación para niños para escapar de incendios
  9. Preparar un plan de escape para incendios
  10. Cómo hablar de seguridad contra incendios con sus hijos
  11. APA: Recuperarse emocionalmente después de un incendio en el hogar
  12. Incendios residenciales
  13. Cómo ayudar a los niños a superar los desastres
  14. Cómo ayudar a los niños a superar los desastres: Reacción de un niño por edad hacia los desastres
  15. Cómo ayudar a los niños después de un desastre
  16. Consejos de seguridad para los mayores / discapacitados
  17. Medidas de seguridad contra el fuego y quemaduras para adultos mayores
  18. Seguridad contra incendios para ancianos
  19. Consejos de seguridad contra incendios en asilos
  20. Seguridad contra incendios para adultos de la tercera edad
  21. Consideraciones para plan de emergencia para adultos mayores
  22. Atención de desastres para ancianos
  23. Seguridad contra incendios para mascotas
  24. Cinco consejos de seguridad contra incendios para personas con mascotas
  25. Guía para seguridad contra incendios para mascotas
  26. Recuperación de un incendio

Volver al comienzo


No Comments Yet

You can be the first to comment!

Are You Familiar With This Topic? Share Your Experience.